Victorio

Hay dudas sobre esta fotografía de Victorio.

El “National Anthropological Archives” identifica esta imagen como Beitero, un apache mojave pero históricamente ha sido atribuida a Victorio.

Apache chihenne (mimbreño o Warm Springs). Muy poco se sabe de sus primeros años. Hay dos versiones mexicanas que afirman que fue un mexicano capturado por los apaches cuando era niño en un ataque a la Hacienda de El Carmen (municipio de San Buenaventura, Chihuahua), propiedad de la familia de Luis Terrazas; o en la Hacienda de Encinillas (municipio de Chihuahua, Chihuahua), donde trabajaban sus padres, propiedad entonces de Pablo Martínez del Río, y adquirida poco después por Luis Terrazas.

Gillett M. Griswold, quien reunió la más amplia y exhaustiva información genealógica sobre los chihennes, aseguró que Victorio nació alrededor de 1820 en la Black Mountain Range, de New Mexico, no haciendo referencia a su procedencia mexicana o mestiza.

El antropólogo Morris Edward Opler escribió varias veces sobre Victorio en diferentes contextos y nunca mencionó que no fuera un chiricahua de nacimiento.

“The Prescott Arizonian” (un periódico que solo duró un año) publicó en 1877: Victorio reclama ser el jefe hereditario de los apaches, descendiente directamente por el lado de su padre de una larga línea de magníficos antepasados. En esto se distingue de los otros jefes de la misma banda, Loco y Nana, quienes han logrado su propia grandeza. Victorio nació genial. Tiene casi 50 años, alrededor de 1’76 metros de alto, con características irregulares pero no desagradables, semblante impasible, y su larga melena, con abundantes canas, cuelga sobre sus hombros“.

Los descendientes chihennes nunca mencionaron que era un cautivo sino un apache por nacimiento. La escritora Eve Ball, que entrevistó a unos 60 mescaleros y chihennes descendientes de la  banda de Victorio, incluyendo a James Kaywaykla (un niño durante la batalla de Tres Castillos), dijo que sus informantes le dijeron que Victorio era totalmente apache. Kaywaykla dijo:Si no lo fuera, Nana me lo hubiera dicho“. Moses y Raymond Loco, nietos de Loco, dijeron que Victorio no era mexicano, añadiendo: Ninguna de la historias apaches sobre él le consideran otra cosa que no sea un apache, y si hubiera sido mexicano, ese hecho hubiera sido una parte clave de cada historia contada sobre él“.

Hay varios casos de mexicanos capturados que han llegado a ser importantes personajes en la sociedad apache. Por ejemplo Costales, que fue capturado en la Hacienda de El Carmen, llegando a ser un subjefe chihenne, y siempre se supo, tanto por los blancos como por los apaches, que era mexicano de nacimiento. Entonces ¿por qué hay dudas?

Quizás porque Bertha Montes, una sobrina de Eugenio Baeza, propietario en 1948 del rancho donde está situado Tres Castillos afirmó en 1945 que Victorio había sido capturado cuando era niño de la Haciende de El Carmen. Escribió en mayo de 1948, “Last of the Great Chieftains”, donde decía que no se sabía nada del niño hasta que muchos años más tarde… Rufino Padilla, que había estado cautivo de los apaches durante cuatro años, informó que durante su cautiverio había visto a un joven y osado indio cuyo parecido con el padre del muchacho capturado no podía ser pasado por alto. Si el mencionado “Rufino Padilla” era el cautivo Felipe Padilla, liberado tras la batalla de Tres Castillos, lo cual es posible, tendría entonces 10 años. Si había estado cuatro años cautivo, tenía seis cuando fue capturado, por lo que debido a su juventud, su impresión sobre el parecido de Victorio con el mexicano que había perdido un hijo muchos años antes, debiera ser tomada con precaución. Además Bertha dijo que Padilla fue capturado solo unos meses después de la captura del niño que se convirtió en jefe. A pesar de estar cautivo solo cuatro años, se informó ampliamente sobre Victorio, quien todavía sería un muchacho; y sobre su parecido con un adulto que Padilla había conocido anteriormente en El Carmen. Bertha también ubicó los secuestros a finales de la década de 1790. Esto haría que Victorio tuviera más de 80 años a la hora de su muerte, lo cual es imposible.  

Bertha dio el manuscrito “Last of the Great Chieftains” al escritor Charles Leland Sonnischsen, quien continuó con la teoría del nacimiento mexicano de Victorio, sin aportar más datos. Dan L. Thrapp se atrevió a dar un porcentaje en cuanto a su nacimiento, 85 % apache; 15 % mexicano.

El antropólogo Grenville Goodwin dijo que su nombre apache era Bidu-ya, mientras Jason Betzinez afirmó que se llamaba Beduiat.

Inusual en un jefe apache, Victorio sólo tenía una esposa. Varias veces su banda fue censada, apareciendo él con su esposa. Por ejemplo en 1876, aparecía en las listas de Ojo Caliente con solo una esposa, cinco hijos, y cuatro hermanas o viudas a las que tenía que mantener. En ningún censo aparece con más de una esposa. Victorio debió haber sido un marido leal, y esto dice mucho de sus cualidades y de su carácter.

A la muerte de Mangas Coloradas, se alzó con el mando de la mayor banda chihenne. Residió en varias reservas: Tularosa (Catron County, New Mexico); Ojo Caliente (Socorro County, New Mexico); San Carlos (Gila, Graham y Pinal  Counties, Arizona) y Mescalero (Otero y Lincoln Counties, New Mexico). El teniente Thomas Cruse, del 6º de Caballería dijo: El gobierno hizo caso omiso de las legítimas quejas de Victorio y lo forzó a tomar el sendero de la guerra

El 21 de agosto de 1879, un juez y un fiscal, fueron a cazar y pescar con varios amigos a la Reserva Mescalero, junto a Fort Stanton (Lincoln County, New Mexico). Victorio, al reconocerlos, creyó que iban a por él por unos robos ocurridos en las cercanías de Silver City (Grant County, New Mexico), donde les acusaban a ellos, por lo que huyó con unos 40 guerreros. Durante los meses siguientes, se le unieron algunos apaches lipanes y mescaleros e incluso, algo verdaderamente extraordinario, un guerrero comanche. Con Victorio estaba su hermana Lozen, conocida como “la mujer guerrera” y Nana. Victorio está consideado como un maestro en la guerra de guerillas. Conocía pefectamente la línea fronteriza para huir indistintamente de las tropas estadounidenses y de las mexicanas. Estos últimos cayeron en algunas sangrientas emboscadas hasta que murió en un lugar llamado Tres Castillos (municipio de Coyame, Chihuahua), donde fue alcanzado por tropas mexicanas al mando del coronel Joaquín Terrazas. Al estar rodeados en terreno llano (la loma más alta tenía 30 metros de altura) y ante la falta de munición, los apaches fueron derrotados el 15 de octubre de 1880. En la batalla murieron 62 guerreros y 16 mujeres y niños, siendo apresados 68 más, principalmente mujeres y niños. Escaparon unos 30 apaches dirigidos por Nana. Victorio tuvo cuatro hijos, sobreviviendo sólo Charlie Istee, que estuvo en la Escuela Industrial India de Carlisle (Cumberland County, Pennsylvania; donde se inculcaba la cultura anglosajona a jóvenes de ambos sexos de diferentes pueblos nativos) y luego en Fort Sill (Comanche County, Oklahoma) muriendo ya en libertad en 1946 en la Reserva Mescalero. 

Anuncios