Cuelgas de Castro

Cuelgas de Castro fue un jefe apache lipán de la banda Nutria del Sol (Tche shä) cuyo teritorio era la región cercana a San Antonio (Bexar County, Texas) y la zona del sur de Texas. Cuelgas nació alrededor de 1792. Era hijo de José Chiquito y nieto de José Grande, el Manco, progenitor  principal de los jefes de la banda. El apellido Castro fue otorgado de manera informal a la familia y en particular al bebé Cuelgas por Ramón de Castro, comandante militar de las nororientales provincias fronterizas españolas de 1787 a 1792. Los descendientes de Cuelgas conservaron el apellido Castro durante todo el siglo XIX y todavía hoy lo llevan.

Cuando Cuelgas tenía unos 18 años, él y otros apaches lipanes se unieron a Samuel Kemperer para atacar la ciudad española de San Antonio (Bexar County, Texas) durante la expedición Gutiérrez-Magee en los inicios de la guerra independentista mexicana en 1812, aunque Cuelgas no participó en la posterior batalla de Medina en 1814, al contrario que otros apaches lipanes.

En 1822, Cuelgas de Castro ya era el jefe de la banda Nutria del Sol, cuando viajó a Ciudad de México con Yolcna Pocarropa para firmar un tratado con el nuevo gobierno de México. Una disposición de ese tratado ofrecía tierras a los apaches lipanes con el fin de tenerlos “bajo los cuidados de la civilización”. En 1826, Cuelgas firmó un segundo tratado en Laredo (Webb County, Texas) con el gobierno de México, siendo comisionado como teniente coronel y recibiendo un sueldo de la República de México. Su banda recibió regalos y alimentos en Laredo en 1827.

Después de la independencia de Texas en 1836, el jefe Cuelgas de Castro, su hijo Juan Castro y los guerreros de su banda lucharon como tropas auxiliares en la milicia contra los comanches, especialmente en el ataque a un campamento comanche liderado por el Coronel J. H. Moore en 1839. En 1838, Cuelgas firmó el tratado de Live Oak Point, un tratado de amistad y ayuda mutua entre su pueblo y la República de Texas.

Aunque la banda Nutria del sol tradicionalmente habitaba el área de San Antonio, se trasladaban al sur de Texas y al otro lado del Río Grande, al sur de Laredo. En 1840, Cuelgas y su banda estaban viviendo en un campamento de búfalos cerca de la aldea de Estacas (norte de Tamaulipas) cuando un vecino dijo: “Yo sabía que los indios lipanes bajaban de Laredo a Estacas en una fecha tan tardía como 1840. Mataron muchos búfalos y trajeron la carne y las pieles para hacer trueque con los mexicanos; y yo recuerdo haber visto una hembra de búfalo domesticada y entrenada por su jefe Castro para seguir a su montura.

Jean Louis Berlandier, un botánico suizo que acompañó a una expedición científica mexicana en Texas en 1828 dejó una huella escrita de Cuelgas de Castro. Berlandier dijo que el jefe es bastante civilizado. Castro, como se le llama, habla bien español y tiene sentido de la justicia y equidad. Castiga los males que cometen sus súbditos cuando se quejan ante él; es un hombre notable por su urbanidad y su propensión a la vida civilizada.

Cuando Cuelgas de Castro murió en 1842 ó 1844, el liderazgo de la banda recayó sobre sus hijos Ramón Castro y Juan Castro. Ramón Castro y su ranchería se asentaron en la zona de Selma (al noreste de San Antonio, Bexar County, Texas). Este sitio, que se encuentra a lo largo del Cibolo Creek, había sido originalmente un campamento de búfalos en el siglo XVIII, pero por 1846 se había convertido en una zona de asentamiento apache lipán llamado viejo poblado lipán por Robert S. Neighbors, Agente Indio en Texas. En la década de 1840 y 1850, Ramón Castro y su gente vagaba, entre la zona de Selma y el Atascosa County, al sur de San Antonio mientras Juan Castro y su parte de la banda fueron al suroeste de San Antonio para evitar su traslado a las reservas, junto a otros indios de Texas.

Al igual que su padre, Ramón y Juan Castro intentaron establecer una relación de cooperación entre los apaches lipanes y el gobierno de Texas. El jefe Ramón Castro firmó el tratado de Tehuacana en 1844 con la República de Texas y una vez que Texas se convirtió en estado, el jefe Juan Castro firmó el tratado de San Saba en 1851 con los Estados Unidos. Sin embargo, ambos líderes pronto descubrieron que su cooperación podría ser utilizada por los habitantes de Texas como un medio para quitar a su tribu sus territorios. Antes de 1847, Ramón Castro rechazó el intento de la Agencia India de Texas para restringir y controlar los movimientos de su banda y huyó con su gente hacia el sur de Texas y más tarde, a México. Cuando el jefe Juan Castro, quien puso su porción de la banda bajo el control de la Agencia India de Texas, fue acusado de la masacre de la familia Forrester (cometido por los comanches) y amenazado con la cárcel y su ubicación forzosa en una reserva, el jefe huyó con su gente a México en 1855. Sin embargo más tarde, porciones de la ranchería de Juan Castro pasaron de nuevo a Texas y la familia Castro regresó a la zona de San Antonio, donde permanecieron durante todo el siglo XX y en la actualidad siguen viviendo.

Anuncios