Santana

Santana fue un importante jefe apache mescalero aunque su trayectoria es muy poco conocida. Era hijo de Barranquito, líder desde 1830 de la banda apache mescalero Sierra Blanca. 

Musculoso, con rostro ancho, tranquilo y con una gran dignidad de maneras, fue conocido en sus primeros años como el más astuto y cruel de los líderes mescaleros en el combate, resultando irónico que la contribución más notable de Santana esté relacionada con hacer la paz y no la guerra. Durante la década de 1860 entendió, antes que muchos otros apaches, que el resultado final de continuar la lucha con el hombre blanco sería la aniquilación de su pueblo. Sabiendo que sería de los primeros en morir por su comportamiento belicoso, desapareció en las montañas durante 10 años, para volver a dirigir a sus seguidores en la paz para evitar su desaparición como pueblo y negociar el traslado a una reserva en su territorio tradicional de las montañas del centro-sur de New Mexico.

Santana se hizo amigo de Joseph H. Blazer quien le enseñó a convivir en el mundo del hombre blanco e intercedió en diferentes conversaciones con el gobierno norteamericano. Blazer trabajaba en un molino (conocido como Blazer’s Mill) en el Río Tularosa, a 2,4 km río abajo de la Agencia Mescalero. Después de su primer encuentro cargado de tensión a finales de 1867 o principios de 1868, los dos hombres aprendieron a respetarse y desarrollaron una amistad duradera hasta la muerte de Santana de neumonía en el invierno de 1877.