Apachería prehispana

* Los primeros habitantes de América llegaron de Asia, probablemente, en diversas oleadas (según algunos antropólogos en dos; según otros en varias más) al final de la última glaciación, hace unos 10.000 – 20.000 años, atravesando el estrecho de Bering. Los atabascanos fueron uno de los últimos grupos en cruzarlo.

* Los apaches forman parte de la gran familia atabascana que tuvo sus asentamientos más antiguos entre Alaska y Canadá. Una parte de esta familia se separó y emigró hacia el sur. (Es probable que algunos asentamientos indígenas del suroeste de los Estados Unidos fueran abandonados ante el avance de esta familia a partir del siglo XIII, aunque algunos antropólogos consideran que los diferentes grupos atabascanos llegaron al Sudoeste en algún momento entre los años 700 d. C. y 1525). 


* Alvar Núñez Cabeza de Vaca, antes de ser encontrado en 1536, durante su vagar por el Sudoeste, estuvo con indios a los que llamó “de las vacas” (por ser cazadores de búfalos). Francisco Vázquez de Coronado, les llamó “vaqueros” o querechos (así fueron llamados al principio los apaches, precursores de los jicarillas, Kiowa-Apaches y lipanes) cuando los encontró en 1541. Lo que es indudable es que ya había grupos atabascanos cuando llegó, a lo que hoy es Chihuahua, la expedición de Francisco de Ibarra en 1565, encontrando grupos de querechos (apaches) en las llanuras de Babícora (San José Babícora, municipio de Gómez Farías, Chihuahua).

Cuando los apaches llegaron al Sudoeste encontraron a los indios Pueblo viviendo, principalmente, en el oeste de New Mexico y norte de Arizona, en poblados compuestos por viviendas construidas de ladrillos de adobe, siendo su economía básica la caza y el cultivo de maíz, habichuelas, calabacines y calabazas. (Se cree, por informes españoles del siglo XVII, que los apaches realizaban numerosas incursiones contra poblaciones sedentarias como los pimas y los indios Pueblo pero no siempre era así. Al menos, el historiador Jack Douglas Forbes ha demostrado que, antes de la llegada de los españoles, había épocas en que los apaches de las llanuras y sus vecinos practicaban un intenso comercio. Más tarde, grupos de apaches darían cobijo a fugitivos de los indios Pueblo que huían de los españoles durante la revuelta que éstos hicieron el 10 de agosto de 1680).

Los apaches seguían a los rebaños de búfalos, acercándose a ellos mientras estaban pastando o en los abrevaderos. Se untaban sus rostros y cuerpos con barro o se ocultaban bajo pieles de animales. A medida que el rebaño pasaba, disparaban sus flechas y cuando se alejaba, trataban de herir a los que iban detrás, sin alarmar al resto de la manada. A veces provocaban una estampida prendiendo fuego a la pradera, dirigiéndolos hacia un lugar determinado donde había trampas del terreno o precipicios. Cuando divisaban un pequeño grupo de búfalos, los rodeaban, gritando y matando con flechas y lanzas, a los confundidos animales.

Anuncios