Gerónimo

Gerónimo con una carabina Springfield 45-70, modelo 1873, en la Reserva de San Carlos, geronimoArizona, en la primaverta de 1884, cuando tenía unos 60 años. Es la primera fotografía conocida de Gerónimo realizada por A. Frank Randall.

Gerónimo era un apache bedonkohe. Afirmó haber nacido cerca de un cañón de nombre apache No-Doyohn (probablemente cerca del actual Clifton, Greenlee County, Arizona) pero otros historiadores creen que nació en lo que ahora se llama el “Gila National Forest” (Suroeste de New Mexico). También dijo que nació en 1829 pero probablemente fue en 1823. Su nombre era Goyaalé, el que bosteza (transcrito al inglés como Goyathlay). Su abuelo era Mahko, al que no llegó a conocer porque murió cuando el padre de Gerónimo era un joven guerrero; su padre era Taklishim, “el Gris. Su madre Juana o Juanita, aunque apache de pura sangre, igual que otros muchos apaches, tenía nombre español. No se sabe si lo adquirió siendo cautiva de los mexicanos y luego lo mantuvo al escapar. De todos modos, el continuo contacto con los mexicanos influenció considerablemente en los apaches, muchos de los cuales, Gerónimo entre ellos, hablaban castellano adoptando, en muchos casos, nombres españoles.

Las circunstancias del cambio de nombre tampoco se conocen con certeza. Se cuenta que durante un combate con los mexicanos en la localidad de Arizpe (Sonora), Goyaalé luchó con tanta furia, matando a tantos enemigos que éstos empezaron a gritar “Gerónimo” cada vez que eliminaba a uno de los suyos; no sabiéndose el por qué de ese grito pero es posible que invocasen a San Jerónimo.

Gerónimo dijo que era el cuarto de ocho hijos, cuatro niños y cuatro niñas. En young-geronimo-gregory-perillorealidad, sólo tenía una hermana llamada Nahdoste, cuatro años mayor que él. El resto eran nietos de Mahko y su segunda esposa, de nombre desconocido. Los apaches no hacían distinción entre primos y hermanos. Excepto su verdadera hermana, los otros a los que Gerónimo se refería eran primos.

El joven Gerónimo seguramente se sometió a los diversos ritos, recibiendo enseñanzas en la mitología y religión de su pueblo. Tuvo la educación normal de un chiricahua, ayudar con los cultivos, practicar juegos de guerra con arco y flechas y montar a caballo. Gran parte de su infancia, como la de otros muchachos apaches, fue prepararse para cuando fuese adulto como cazador y guerrero. A la edad de 14 años, pasó por las distintas fases antes de ser reconocido como guerrero de pleno derecho, lo que ocurrió a los 17 años. Antes falleció su padre Taklishim (cuando Gerónimo tenía 10 años) tras una larga enfermedad. Solía ser un tío el que se ocupaba de un huérfano pero Taslishim no tenía hermanos, así que pudo ser un tío que nació de la segunda esposa de Mahko o incluso  otro apache de la banda bedonkohe. Su madre nunca volvió a casarse y Gerónimo tuvo que mantenerla. Su hermana, Nah-dos-te se casó con Nana (chihenne), un importante  jefe que compartiría  algunos de los avatares de su vida con Gerónimo; y una prima carnal suya, Ish-keh (más conocida como Ishton, a veces identificada erróneamente como hermana de Gerónimo y dos años más joven que él, era hija de uno de los hijos o hijas de Mahko) se casó con Juh (nednai). Sólo quedaron cinco presos apaches bedonkohes puros en Fort Sill (Comanche County, Oklahoma), Gerónimo; su primo Perico; su hermana Nah-dos-te; Mah-ta-neal y To-klon-nen. Cuando Gerónimo se rindió en 1886, Toro Sentado, jefe de los sioux, estaba participando en el espectáculo de William Frederick Cody, conocido como “Búfalo Bill”.

A lo largo de su vida tendría varias esposas. La primera era Gee-esh-kizn, más conocida como Alope, una apache nednai. Gerónimo tuvo que pagar varios ponis a Noposo, su padre, por ella. Alope murió, o fue capturada, con sus tres hijos y su suegra, a manos de los mexicanos en 1851. (Cuando cuenta su vida y, posiblemente por su avanzada edad, 85 años, Gerónimo confunde las fechas, trasladándola a 1858 cuando en realidad fue en 1851; y el lugar, afirmando que fue en Kaskiyeh, nombre apache para designar el pueblo de Ramos o Casas Grandes, cuando en realidad sucedió en Janos [Chihuahua]. El informe del coronel Carrasco, comandante de las tropas de Sonora, no ofrece dudas y está bien documentado en los periódicos de la época. De ahí viene el implacable odio que sintió por los mexicanos a lo largo de su vida).

En 1860, Gerónimo tenía 37 años, teniendo dos mujeres a la vez: Chee-hash-kish (una bedonkohe que sería capturada por los mexicanos el 25 de mayo de 1882, en Casas Grandes [Chihuahua]. Después de su captura, ya en México, Chee-hash-kish se casó con otro cautivo chiricahua y nunca volvió a ver a Gerónimo) con quien tuvo dos hijos, Chappo (nacido en 1864) y Dohn-say (llamada posteriormente Lulu, nacida en 1865) y Nana-tha-thtith, otra bedonkohe, con quien tuvo un hijo (o Gerónimo fue su padrastro), muriendo junto a su madre en un ataque mexicano en 1861. Ya había perdido a dos esposas, a cuatro hijos y a su madre a manos de los mexicanos, por lo que el odio hacia ellos aumentó.

Gerónimo pronto tendría otra esposa, una nednai, posiblemente llamada Nahno o Mañanita. Era hermana de un pariente cercano de Cochise y de su segundo hijo, Naiche. La otra Shit-sha-she, una bedonkohe.

El 24 de enero de 1883,  los mexicanos capturaron a Nahno o Mañanita, y a Shit-sha-she; y a dos hijos de GerónimoShit-sha-she no tuvo hijos por lo que los dos hijos capturados, ¿eran de Mañanita? Se cree que no, porque se piensa que tampoco tuvo hijos. ¿Quién era la madre de esos dos hijos?

Otra esposa fue Ga-ah o She-gha, hermana de Yanozha, con quien tuvo un hijo llamado Little Robe (hay dudas de si ese niño lo tuvo con Ga-ah o She-gha, o con Marionetta [algunos historiadores niegan que ésta última fuera su esposa]). Little Robe murió con dos años, siendo enterrado en Fort Bowie (Cochise County, Arizona) el 10 de septiembre de 1885. Ga-ah o She-gha se entregó con Gerónimo al general Miles el 4 de septiembre de 1886, siendo enviada a Fort Marion (St. Johns County, Florida) mientras que Gerónimo fue enviado a Fort Pickens (Escambia County, Florida). Más tarde los reunieron en Fort Pickens muriendo She-gha el 28 de septiembre de 1887. 

Después se casó con Taz-ayz-slath (se cree que Gerónimo era el padrastro de su hijo). Otra esposa era la nednai Zi-yeh (Algunos historiadores dicen que Taz-ayz-slath y Zi-yeh son la misma persona, por lo que el chico que aparece en la fotografía sería Fenton). Puesto que los dos hijos de Gerónimo y Zi-yeh, Fenton y Eva, no nacieron hasta 1882 y 1889, respectivamente, ese matrimonio probablemente ocurrió a mediados o finales de 1870.  Con Ih-tedda tuvo dos hijos, Marion (más tarde llamada Lenna) y Robert. Al permitirle los norteamericanos sólo una esposa, la oficial Ziyeh, se divorció de Ih-tedda, aunque siguió viviendo en la misma casa. Cuando murió Zi-yeh de tuberculosis en 1904, Gerónimo se casó con Sousche, también conocida como Mary Loto, una viuda apache de 58 años con un hijo adulto pero, al no congeniar, pronto se separaron. La última esposa fue Sunsetso, una chokonen más conocida por el nombre de Azul, una antigua cautiva de los mexicanos que consiguió huir, con la que se casó tres años antes de su muerte.

Más que ningún otro apache, Gerónimo ocupa un lugar destacado en la historia de la Apachería debido en gran parte a los medios de comunicación que durante la última mitad del siglo XIX se habían desarrollado enormemente en comparación con épocas anteriores. Tanto en Arizona como en New Mexico, los norteamericanos reprodujeron en los periódicos los sentimientos de la población, describiendo a los apaches como despiadados asesinos y torturadores de hombres, mujeres y niños y que lo mejor que se podía hacer para acabar con ese problema era emprender una guerra de exterminio para así limpiar el Sudoeste de esas alimañas y convertirlo en un territorio apto para la civilización blanca. Entre esos periódicos destacaban el “Daily Alta California” de San Francisco (California); y el “Arizona Star” y el “Arizona Citizen”, ambos de Tucson (Arizona). Las incursiones apaches y las campañas militares para acabar con ellas en las últimas guerras apaches”, que oficialmente terminaron en septiembre de 1886 con la rendición de la banda de Gerónimo y Naiche, ocuparon un lugar destacado en la prensa de los Estados Unidos. De ahí viene la enorme publicidad que recibió Gerónimo en detrimento de otros apaches, anteriores y contemporáneos a él, que desempeñaron un papel no menos importante en la historia de la Apachería como por ejemplo Pisago Cabezón, Mangas Coloradas o Cochise.

Gerónimo decía que al perder a su familia había recibido un “don del poder” que tuvo influencia sobre él durante el resto de su vida. Los apaches no hacen un retiro espiritual en busca de una visión como hacen otros indios. Simplemente esta visión puede aparecer de forma repentina. Y así sucedió, según Gerónimo, poco después de la matanza de Janos (Chihuahua), “una voz” le informó que ningún arma de fuego podría matarle y en cambio ese “poder” guiaría sus flechas. A lo largo de su vida, Gerónimo fue herido varias veces sin consecuencias graves y ello reforzó su fe. En varias ocasiones declaró que no existía la bala capaz de matarle. Daklugie, hijo de Juh, dijo: Gerónimo no les dijo que no podía ser herido por una bala, pero su imaginación les hizo pensar que no podía ser herido. Pero era de carne y hueso como cualquier otro hombre, sólo que tenía más valor que los demás“.

Gerónimo aparentemente parecía adivinar o saber los movimientos de sus enemigos por lo que adquirió la condición de “chamán” algo que, para  los apaches, es de gran importancia. Gerónimo nunca alcanzó la posición de “jefe” pero su poder esotérico, sus habilidades de guerrero y su don de persuasión le dieron un carisma que otros no tenían. Perico, uno de los seguidores más leales de Gerónimo, dijo: “Muchos hombres medicina pueden hacer que llueva o deje de llover. Gerónimo tenía gran poder. Podía hacer llover, e incluso podía hacer que la noche durara más. Para que lloviera, cantaba sin usar polen. Incluso permaneció sentado. Cantó sobre el agua, y llovió en una hora. En el sendero de la guerra, Gerónimo hizo que la mañana no llegara tan pronto. Lo hizo cantando. Iban a cierto lugar, y Gerónimo no quería que llegara el alba antes de alcanzar su objetivo. Vio al enemigo cuando estaban en un lugar llano y no quería que el enemigo los espiara. Quería que amaneciera después de haber subido a la montaña para que el enemigo no pudiera verlos. Gerónimo cantó, y la noche duró dos o tres horas más. Lo vi personalmente“.

El antropólogo Morris Opler agregó: El chamanismo es una parte importante de la religión apache, pero el uso de la ceremonia de Gerónimo en ese contexto fue particularmente crucial porque se trataba de un ritual considerado útil para localizar al enemigo, ocultarse o confundirlo. La habilidad de Gerónimo para guiar a sus seguidores también se debía a una combinación de atributos culturales y personales“.

A pesar de que destacaba como uno de los últimos líderes de la resistencia apache, los descendientes chiricahuas que hoy en día viven en las reservas de Fort Sill (Oklahoma) y Mescalero (New Mexico), refiriéndose a su asociación con Naiche, hijo y sucesor de Cochise, hacen hincapié en que Gerónimo siempre mostraba deferencia hacia Naiche como jefe. En cambio éste nunca alcanzó el prestigio de su padre, Cochise o del mismo Gerónimo; quizá porque no tenía ningún “poder esotérico”.

Para conocer la vida de Gerónimo, conviene leer su autobiografía “Gerónimo, historia de su vida” dictada en 1905 a Stephen Melvil Barrett, inspector de escuelas en la comarca de Lawton (Comanche County, Oklahoma) mientras el viejo guerrero era prisionero de guerra en Fort Sill. El traductor del apache al inglés fue su primo segundo Asa Daklugie, hijo de Juh, quien había sido enviado por el gobierno norteamericano a la Escuela India de Carlisle (Cumberland County, Pennsylvania) y educado en la cultura anglosajona.

Otro libro sobre Gerónimo es “I Fought with Geronimo” de Jason Betzinez donde describe la vida apache y los acontecimientos que tuvieron lugar desde la perspectiva apache.

Otro libro necesario es “Gerónimo, el apache. El hombre, su tribu, su tierra y su tiempo” de Angie Debo.

Gerónimo cometió errores cuando hablaba de su larga y azarosa vida; algunos se deben a los lógicos fallos de memoria de un anciano de más de 80 años pero también tenía tendencia a atribuirse un protagonismo que no siempre se correspondía con la realidad. Algunos investigadores sugieren que Gerónimo distorsionó la verdad de ciertos hechos para justificar algunas de sus sangrientas acciones.

Además de las rivalidades e incluso enemistades que hubo entre las diferentes tribus apaches, dentro de los mismos chiricahuas hubo muchos que preferían quedarse en las reservas en lugar de sufrir las penalidades de seguir luchando y huyendo delante de las tropas y los exploradores apaches a los que muchos conocían. Por eso, algunos chiricahuas sentían una profunda antipatía por Gerónimo y otros líderes. Sam Kenoi, hijo de uno de los guerreros de la banda nednai de Juh, siendo niño fue internado con sus familiares en Fort Marion. Kenoi expresó su resentimiento hacia Gerónimo culpándole por los sufrimientos que padecieron los suyos.

En una ocasión, respondiendo a la pregunta de otro apache de si sabía algo sobre Gerónimo, Kenoi respondió:Sé muchas cosas sobre él. Sé que él y unos pocos como él fueron los causantes de la muerte de mi madre y de muchos de mis familiares, que fueron arrastrados por todo el país como prisioneros de guerra. Sé que no pasaríamos las dificultades que ahora sufrimos si no hubiera sido por culpa de hombres como él, y vosotros le reverenciáis por ello.

Pero a pesar de todo, Gerónimo no deja de ser un destacado protagonista en la historia final de la resistencia apache; luchando con enorme tenacidad por la libertad de los suyos. Maurice Salzman, un abogado de Los Angeles (Los Angeles County, California) pero natural de Arizona, escribió el mismo año de la muerte de Gerónimo: Me atrevo a profetizar que a medida que pase el tiempo y todo el material sea recogido y analizado correctamente, yéndonos a un punto lo suficientemente remoto y lejos de las declaraciones o hechos contradictorios distorsionados por la falta de suficientes detalles que, cuando seamos capaces de mirar hacia atrás sobre este jefe guerrero indio con una perspectiva histórica, llegaremos a decidir que fue uno de los más grandes americanos que jamás haya existido.

Hoy en día, Gerónimo es mucho más conocido que cualquiera de sus contemporáneos, ya sea amigo o enemigo. Crook, Gatewood, Miles, Wood, Lawton, etc., todos ha sido olvidados por la mayoría de la gente, pero Gerónimo no.